La crisis griega: “Los derechos humanos no deben quedar fuera de las instituciones internacionales”

Publicado Originalmente en web del Parlamento Griego

GINEBRA (4 de junio de 2015) – El experto independiente de las Naciones Unidas sobre Deuda Externa y Derechos Humanos, Juan Pablo Bohoslavsky, urgió a las instituciones europeas, al Fondo Monetario Internacional y a Grecia a ser valientes y alcanzar un compromiso sobre la crisis de la deuda griega que respete los Derechos Humanos. En su declaración, el Sr. Bohoslavsky destacó que los derechos humanos no deben quedar fuera de las organizaciones internacionales y de las instituciones financieras internacionales.viral06_tw

«Si no se llega a un compromiso, Grecia, más tarde o más temprano, caerá en cesación de pagos, agravándose la crisis que padece el país. Los derechos sociales y económicos podrían quedar aún más perjudicados por una falta de flexibilidad y coraje para encontrar compromisos mutuamente beneficiosos con respecto a los derechos humanos.

No solo está en juego el pago de las obligaciones de la deuda, sino las verdaderas bases sobre las que se construyó la Unión Europea: una unión de naciones que llevan en su médula el respeto a los derechos humanos, la dignidad humana, la igualdad y la solidaridad.

Las duras condicionalidades del programa de ajuste estructural al que se sometió a Grecia tuvieron como resultado recortes en el gasto social, en la sanidad pública y en la educación, levantando serias preocupaciones sobre la capacidad del gobierno griego para asegurar los derechos económicos y sociales básicos. La austeridad y las reformas políticas implementadas desde 2010 no consiguieron, de forma evidente, volver a Grecia al camino correcto. Por el contrario, profundizaron la crisis social, y no estimularon la economía nacional en beneficio de la población griega.

El desempleo continúa siendo del 25 %, y afecta, en forma desproporcionada, a las mujeres y a los jóvenes que buscan su primer empleo. De acuerdo con los últimos datos disponibles, uno de cada dos adultos jóvenes está sin trabajo. El número de personas que corre el riesgo de caer en la pobreza y en la exclusión social aumentó hasta el 35,7 %, el porcentaje más alto de la zona euro. Esencialmente, muchos de los problemas que afectaban los derechos humanos, identificados por mi predecesor durante su visita a Grecia dos años atrás, siguen vigente o han empeorado.

Celebro que el Parlamento griego haya instaurado una comisión para la auditoría de la deuda. Es necesario clarificar quienes fueron los beneficiarios, y en qué medida, de los préstamos imprudentes (tanto respecto al prestamista como al prestatario) y de los rescates bancarios, así como quién es el responsable de la actual situación financiera.

En abril de 2015, se aprobó una ley para socorrer a las personas que viven en extrema pobreza, que incluyó subsidios para la vivienda, cupones de comida, restauración de un acceso limitado a la electricidad, en realidad esta iniciativa no era lo suficientemente efectiva. Se necesita un enfoque más holístico para solucionar los problemas sociales y económicos en Grecia. Se debe dar prioridad a la utilización de los pocos recursos disponibles para reforzar la economía real, cerrar grietas en la red de la seguridad social y en el sistema público de salud. Se debería considerar la constitución de un programa de creación de empleo suficientemente amplio.

El peso del ajuste debe repartirse de una manera justa, cumpliendo de ese modo Grecia y los Estados acreedores con las obligaciones asumidas en la Convención Internacional de Derechos Económicos y Sociales, la Carta de la Unión Europea y otras normas internacionales sobre derechos humanos. Esto debe incluir unas medidas fiscales para financiar las transferencias sociales necesarias para mitigar las desigualdades, combatir la evasión fiscal, establecer tasas fiscales para los activos en el exterior de los residentes griegos, e incrementar los impuestos para artículos de lujo e inmuebles de alto valor. Esto significa también que se deben implementar las necesarias reformas institucionales para prevenir el sobreendeudamiento.

En el ámbito regional, las directivas europeas de requerimiento de capital necesitan mejorar para evitar el préstamo excesivo. Y la cláusula de «no rescate» del Tratado de Lisboa podría funcionar mejor si se combinara con un mecanismo de insolvencia soberana basado en los Derechos Humanos.

Se predice que este año la deuda pública griega alcance el 180 % del PIB, lo que indica que el alivio de deuda ya realizado fue insuficiente para garantizar una deuda sostenible a largo plazo. La proporción de deuda pública respecto al PIB era del 120 % cuando comenzó la crisis. Por lo tanto, creo que ya es tiempo de pensar que, más pronto o más tarde, será necesario otro alivio mayor de la deuda, que evite que Grecia continúe durante varias décadas bajo una nada saludable dependencia de las instituciones acreedoras.

Los Derechos Humanos no deben quedar puertas afuera de las organizaciones internacionales y de las instituciones financieras internacionales. Deben ser respetados también cuando los Estados delegan responsabilidades en órganos internacionales como el Mecanismo de Estabilidad Europeo. Acojo con beneplácito que el Parlamento Europeo haya publicado un extenso estudio sobre el impacto de la crisis financiera sobre los derechos fundamentales, y que, recientemente, haya aprobado una resolución en donde se señala que las soluciones para hacer una deuda sostenible deben provenir de un marco legal multilateral para los procesos de reestructuración de deudas soberanas, que incluyan normas de responsabilidad tanto para conceder como para demandar préstamos. La misma resolución hace un llamamiento a la Unión Europea para que se comprometa de forma constructiva en las negociaciones de las Naciones Unidas dentro de este marco.

Espero que las instituciones europeas y los gobiernos actúen en concordancia, y que también saquen las necesarias conclusiones de las políticas de ajuste implementadas dentro de la Unión Europea.

Deseo hacer una visita a Grecia dentro de poco tiempo para recabar en el propio país actualizaciones de la situación, habiendo ya solicitado encuentros oficiales con las instituciones europeas más importantes.

Necesitamos encontrar mejores soluciones para prevenir reformas de las políticas económicas que socaven el ejercicio de los Derechos Humanos. No es una tarea fácil, pero es posible, como lo demostró la respuesta islandesa a su crisis bancaria.

 

*Véase el informe de mi predecesor, el Sr. Cephas Lumina, sobre su visita a Grecia: www.undocs.org/A/HRC/25/50/Add.1

Juan Pablo Bohoslavsky (Argentina) fue nombrado Experto Independiente sobre los efectos de la deuda externa y los derechos humanos por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas el 8 de mayo de 2014. Anteriormente, había trabajado como experto en deuda soberana en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), en donde coordinó un grupo de expertos sobre los préstamos responsables, respecto al prestamista y al prestatario. Para más información véase: http://www.ohchr.org/EN/Issues/Development/IEDebt/Pages/IEDebtIndex.aspx

Los Expertos Independientes forman parte de lo que se conoce por Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Procedimientos Especiales, el cuerpo más amplio de expertos independientes en el sistema de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, es el nombre general de los mecanismos de investigación y monitoreo del Consejo dirigido ya sea a situaciones específicas en determinados países o a cuestiones temáticas en cualquier parte del mundo. Los expertos de Procedimientos Especiales trabajan de forma voluntaria, no pertenecen al personal de las Naciones Unidas y no reciben ningún salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno u organización y cumplen su función a título personal.

Véase el informe del Experto Independiente sobre su visita a Islandia: www.undocs.org/A/HRC/28/59/Add.1

Estudio del Parlamento Europeo: El impacto de la crisis sobre los derechos fundamentales en los Estados miembros de la Unión Europea. Análisis comparativo:

http://www.europarl.europa.eu/thinktank/en/document.html?reference=IPOL_STU(2015)510021

Resolución del Parlamento Europeo sobre la Financiación para el desarrollo: http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?type=TA&language=EN&reference=P8-TA-2015-0196

Principios rectores de las Naciones Unidas sobre Deuda externa y Derechos Humanos:

http://www.ohchr.org/EN/Issues/Development/IEDebt/Pages/GuidingPrinciples.aspx

Para más información y solicitud para medios, por favor contacte con Gunnar Theissen (+41 22 917 9321 / gtheissen@ohchr.org) o escriba a ieforeigndebt@ohchr.org

Para las investigaciones en medios relacionadas con otros expertos independientes de las Naciones Unidas: Xabier Celaya Derechos Humanos Naciones Unidas — Media Unit (+ 41 22 917 9383 / xcelaya@ohchr.org)

Para más información: http://www.ohchr.org/EN/NewsEvents/Pages/DisplayNews.aspx?NewsID=16032&LangID=E#sthash.mwYJ2J4q.dpuf

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies